sábado, 24 de agosto de 2013

Stargate (Puerta estelar) está en Puno

En 1928 el profesor Langford descubre una misteriosa puerta muy cerca de las pirámides de Giza, Egipto, la cual, luego de ser estudiada, resulta ser un corredor de gusano que conduce hasta el otro extremo del universo desconocido.
Así comienza la película de ciencia ficción, Starget (Puerta estelar, 1994), la cual dio comienzo a una saga de programas de sci fi, que fueron un éxito televisivo a finales de los `90.

Sin embargo, nadie imaginó que en nuestro país existiera desde tiempos antiguos una “Puerta estelar”, ubicada a 32 km de la ciudad de Puno, en una zona rocosa llamada “Caballo cansado” o Aya Marka (Pueblo de los espíritus), al margen derecho de la carretera, en el tramo que une los distritos de Ilave y Juli.

Tallada en la roca de la montaña, esta misteriosa puerta tiene aproximadamente 5 metros de alto por 8 de ancho, además de una pequeña puerta al centro, que curiosamente está tallada a la estatura de un morador andino. Según la tradición inca, los chamanes utilizaban esta puerta para viajar a lugares muy lejanos para obtener el “poder”.

Los sacerdotes a determinada hora del día, mediante un ritual secreto, invocaban los poderes de la puerta para así lograr abrirla, ingresar a su interior, viajar en corto tiempo a lugares muy distantes y regresar luego con un objeto que servía para curar distintas enfermedades.

Este solitario y alejado lugar pasa desapercibido, la información que se tiene es muy escasa, como si quisieran mantenerla en secreto. Los pobladores del lugar afirman que los conquistadores españoles fueron quienes la llamaron “Puerta del Diablo” por los fenómenos extraños que ocurre en determinadas épocas del año.

En cambio otros, le adjudican poderes especiales. Cuentan que los músicos de las poblaciones cercanas visitan de noche este lugar y realizan ceremonias, donde ofrecen sus instrumentos al Apu que mora tras de la puerta, para que los afine y les dé el poder de interpretarlos magistralmente.